Categoría: Psicología

Atiquifobia, pautas para disminuir el miedo al fracaso

Queramos o no, todas las personas sufrimos alguna que otra vez cierto miedo al fracaso. Cuando es moderado, tiene un efecto positivo en nosotros, ya que nos motiva a superarnos. En cambio, si ese miedo se convierte en un temor intenso, puede llegar a bloquearnos completamente. A esto se le denomina atiquifobia o fobia al fracaso. Descubre sus síntomas y algunos consejos para ayudarte a evitarlo o mejorarlo a continuación y recuerda que puedes especializarte en psicología en nuestras múltiples escuelas asociadas.

Atiquifobia, definición y principales síntomas

El miedo al fracaso, o atiquifobia, es un miedo extremo que nos anula al pensar que podemos fracasar o cometer errores. Las personas que padecen atiquifobia pueden responder de diversas maneras ante dicho trastorno:

  • Evitándolo, de forma que la huida sea la única respuesta ante las situaciones que estén ligadas a producir cualquier tipo de fracaso.
  • Sobrecompensándolo, de forma que la persona lleva cabo un sobre esfuerzo para evitar el fracaso. Suele ser la que llevan a cabo las personas auto-exigentes que quieren dar lo mejor de sí mismas aunque eso suponga sobrepasar sus propios límites.

Sin duda el principal síntoma es el que comentábamos en el punto anterior: la huida. Sin embargo, también existen otros síntomas con los que puedes llegar a deducir si padeces atiquifobia. Entre ellos destacan:

  • Gran autoexigencia
  • Sudoración, palpitaciones o incluso dolor de estómago cuando hay que realizar una actividad en la que podemos equivocarnos y fracasar
  • Bloqueos cognitivos como quedarse en blanco
  • Necesidad de perfección en casi todo lo que se lleva a cabo
  • Baja autoestima
  • Autoimagen negativa

¿Cómo evitarlo o transformarlo?

El miedo no es algo crónico, con trabajo y esfuerzo se puede trabajar, consiguiendo así que las personas que lo sufren puedan reducirlo o incluso eliminarlo pro completo. Para ello, es recomendable acudir a un especialista en el sector como un psicólogo, que evalúe el estado del paciente y cuáles son las mejores pautas o tratamientos que debe seguir.

Por nuestra parte, os dejamos a continuación algunas recomendaciones que pueden ayudar a reducir el miedo al fracaso o la atiquifobia:

Acepta el miedo

Todos tenemos miedo a algo, no le des más importancia de la que tiene.

Identifícalo

Aunque no sea fácil de reconocer, ser consciente del miedo te ayudará a eliminarlo o reducirlo ante situaciones cotidianas.

Acéptalo

Fracasar es conformarte con una realidad que no te hace feliz. Sin embargo, fallar o equivocarse te ayuda a aprender ya evolucionar como persona. Respira, piensa y medita. Ser más consciente te ayudará a aceptarlo.

Reconoce tus capacidades

Conocer tus capacidades y tus carencias te ayudará a mejorar en aquellas situaciones que tengan una relación directa con el miedo al fracaso. Esfuérzate, pon en práctica aquello que te da miedo hacer y perfecciona tu técnica.

Crea un plan de emergencia

Intenta crear una lista de pautas o pasos que recordar en caso de que falles. Valora y acepta lo peor que pueda llegar a pasar e intenta mejorarlo para la próxima. Recuerda que errar es humano.

Intenta ser positivo/a

Eliminar  todo pensamiento negativo o destructivo que pueda llegar a ser dueño de tu mente en momentos de flaqueza.

Actúa

Por último, plántale cara a todo aquello que te da miedo. Prepárate para ese momento y, con la ayuda de un especialista o un buen plan de emergencia, date la oportunidad de ser tu mismo o misma y dejar a un lado el miedo.

#iguru_soc_icon_wrap_614cc0750b95e a{ background: transparent; }#iguru_soc_icon_wrap_614cc0750b95e a:hover{ background: transparent; border-color: #fba700; }#iguru_soc_icon_wrap_614cc0750b95e a{ color: #fba700; }#iguru_soc_icon_wrap_614cc0750b95e a:hover{ color: #ffffff; }.iguru_module_social #soc_icon_614cc0750b9961{ color: #ffffff; }.iguru_module_social #soc_icon_614cc0750b9961:hover{ color: #fba700; }.iguru_module_social #soc_icon_614cc0750b9961{ background: rgba(255,255,255,0.01); }.iguru_module_social #soc_icon_614cc0750b9961:hover{ background: rgba(255,255,255,0.01); }.iguru_module_social #soc_icon_614cc0750b9af2{ color: #ffffff; }.iguru_module_social #soc_icon_614cc0750b9af2:hover{ color: #fba700; }.iguru_module_social #soc_icon_614cc0750b9af2{ background: rgba(251,167,0,0.01); }.iguru_module_social #soc_icon_614cc0750b9af2:hover{ background: rgba(255,255,255,0.01); }.iguru_module_social #soc_icon_614cc0750b9be3{ color: #ffffff; }.iguru_module_social #soc_icon_614cc0750b9be3:hover{ color: #fba700; }.iguru_module_social #soc_icon_614cc0750b9be3{ background: rgba(196,196,196,0.01); }.iguru_module_social #soc_icon_614cc0750b9be3:hover{ background: rgba(196,196,196,0.01); }.iguru_module_social #soc_icon_614cc0750b9ca4{ color: #ffffff; }.iguru_module_social #soc_icon_614cc0750b9ca4:hover{ color: #fba700; }.iguru_module_social #soc_icon_614cc0750b9ca4{ background: rgba(255,255,255,0.01); }.iguru_module_social #soc_icon_614cc0750b9ca4:hover{ background: rgba(255,46,46,0.01); }.iguru_module_social #soc_icon_614cc0750b9d65{ color: #ffffff; }.iguru_module_social #soc_icon_614cc0750b9d65:hover{ color: #fba700; }.iguru_module_social #soc_icon_614cc0750b9d65{ background: rgba(255,242,242,0.01); }.iguru_module_social #soc_icon_614cc0750b9d65:hover{ background: rgba(255,244,244,0.01); }.iguru_module_social #soc_icon_614cc0750b9e16{ color: #ffffff; }.iguru_module_social #soc_icon_614cc0750b9e16:hover{ color: #fba700; }.iguru_module_social #soc_icon_614cc0750b9e16{ background: rgba(255,255,255,0.01); }.iguru_module_social #soc_icon_614cc0750b9e16:hover{ background: rgba(255,255,255,0.01); }